depresión
AYÚDATE
El primer paso ya lo diste.
“El cambio está en ti”
Te sientes cansado, triste, sin ganas de hacer nada, cambios en tu apetito, irritable, y en ocasiones piensas en hacerte daño, es momento de darte una oportunidad. La depresión es un trastorno del estado de ánimo y es importante que recibas ayuda profesional.

Se recomienda una terapia emocional que ayude a que trabajes y elabores aquello que te está provocando tristeza a fin de lograr un mayor ajuste e integración de tu "yo".
¿Qué es la depresión?
Es un trastorno del estado de ánimo. Son muchos los factores que desempeñan un papel: la genética, el entorno, el estado de salud, los sucesos de la vida y determinados patrones de pensamiento. Puede ser una respuesta a muchas situaciones y factores de estrés en los adolescentes: el proceso normal de maduración, la influencia de las hormonas sexuales, los conflictos de independencia con los padres, ruptura con la pareja, fracaso en la escuela y baja autoestima.
¿Es normal tener cambios de estado de ánimo durante la adolescencia?
La alteración emocional durante la adolescencia conlleva a momentos de tristeza, irritabilidad y llanto. La mayor parte de la gente psicológicamente saludable también se "pone triste" ocasionalmente. Es importante saber por lo que estás atravesando y buscar ayuda si sientes que persisten sentimientos de tristeza y enojo. La depresión es algo muy habitual y afecta a uno de cada ocho adolescentes.
¿Cómo saber si estoy deprimido?
La depresión puede ser leve, moderada o intensa. Los síntomas principales: tristeza, decaimiento durante la mayor parte del día, poco interés en actividades cotidianas, sentimientos de frustración, desamparo, impotencia, ideas o pensamientos de muerte, dificultad para dormir o exceso de sueño, baja energía, cambio en el apetito y disminución en el interés sexual.
¿Qué terapias psicológicas se recomiendan?
La terapia cognitiva conductual te ayudará a corregir aquellos pensamientos alterados por tu carga negativa o pesimista y sustituirlos por otros más reales y positivos; se busca que mejores tu afectividad y conducta. Una psicoterapia te acompañará y te brindará los recursos. En algunas situaciones, dependiendo de cada caso, se recomienda combinar la terapia psicológica con algún fármaco.