problemas alimenticios
AYÚDATE
El primer paso ya lo diste.
“El cambio está en ti”
El primer paso es reconocer que puedes tener un problema. Es muy importante que acudas con un profesional ya que tu vida puede correr peligro.

Aquí se aprende y se restaura el vínculo afectivo con el alimento para sanar la relación rota con uno mismo y comenzar a aceptarse.
¿Te identificas?
´Alguien le sugirió a Susana, de 14 años, que debería perder peso; ella lo perdió y luego continuó con su dieta en forma obsesiva, rehusando comer hasta que perdió entre 15%  y 25% de su peso original. Resulta habitual preocuparse por la comida, hablar sobre la misma; tener una imagen distorsionada de sí misma y no puede ver el grado de delgadez al que ha llegado; permanece retraída, deprimida y obsesionada con una conducta perfeccionista´´.
¿Qué son los problemas alimenticios?
Se caracterizan por alteraciones en la conducta alimentaria. Tienen un origen multifactorial: factores biológicos, psicológicos, familiares y socioculturales.
¿Cuáles son los más comunes?
Anorexia Nerviosa: preocupación excesiva por la figura corporal y un temor muy importante a subir de peso. La falta de alimentación, de ayuno lleva a la pérdida excesiva de peso. Se presenta en jóvenes entre los 11 y 25 años de edad.

Bulimia Nerviosa: caracterizada por el consumo de comida en grandes cantidades en períodos cortos, seguido de un sentimiento de culpa; se busca deshacerse de la comida a través de vómito, laxantes y ejercicio excesivo.

TANE: Trastorno de la conducta alimentaria no especificado. No cumplen con los criterios específicos para ser una anorexia o bulimia.

¿Cómo tratarlos?
Los problemas alimenticios no son una ´´moda´; son reales, complejos y devastadores; suelen tener consecuencias serias en la salud, en la productividad y en las relaciones interpersonales. Son complejos por lo que es indispensable buscar ayuda profesional. Se propone una intervención multidisciplinaria (terapia psicológica, familiar, psiquiátrica y tratamiento nutricional).